Se reduce la superficie de girasol en Andalucía por tercer año consecutivo

El girasol, cultivo en recesión en Andalucía por falta de rentabilidad

La industria, con una capacidad de molturación muy superior a la oferta disponible, debería remunerar mejor la pipa de girasol de Andalucía, más aún cuando se trata de las primeras producciones que se recogen en España y en Europa
09 Ago 2016 No comment  

Los bajos rendimientos y los malos precios dan al traste con las buenas expectativas de los productores andaluces de girasol en la presente campaña.

El técnico de cultivos herbáceos de ASAJA-Sevilla, José Vázquez, que ha analizado esta semana para varios medios de comunicación la marcha de la campaña confirma que las buenas expectativas iniciales, tras las lluvias de mayo, han dado paso a la "frustración" porque las condiciones climatológicas no han acompañado y varios factores han influido en que se estén obteniendo rendimientos anormalmente bajos, que no llegan ni a 1.000 kg/ha.

La falta de lluvia en invierno, las altas temperaturas continuadas y los fuertes vientos de levante han afectado el desarrollo del cultivo, e incluso las cuantiosas precipitaciones de mayo -que a priori se consideraron positivas- han frenado el potente sistema radicular que caracteriza a la planta, lo que se ha traducido en unos rendimientos medios mucho más bajos de lo esperado.

Muchos agricultores, ya desde el principio de la campaña de recolección, han dado partes de siniestro al ver que las producciones no llegan a los rendimientos mínimos asegurados.

Esta circunstancia no es nueva para los productores de girasol. En la pasada campaña los rendimientos también fueron bajos, pues la media en Andalucía se situó en 1.100 kilos por hectárea y entorno a 1.150 kilos en el caso de Sevilla, y aunque las perspectivas apuntaban a una cierta recuperación para la presente, el hecho es que en la presente campaña empeoran los resultados.

Para colmo, el rendimiento en aceite de la pipa -factor que le aporta valor- tampoco está siendo bueno este año, y a todo esto se le suman los problemas de fitotoxicidad en tierras sembradas de trigo en la campaña precedente -en las que se aplicaron herbicidas que han mostrado gran persistencia- y los daños por los conejos; en suma, estamos ante una mala campaña de producción en la que ni siquiera acompañan los precios.

Tal como apunta el técnico de ASAJA-Sevilla, en esta situación no es extraño que la superficie en Andalucía continúe cayendo por tercer año consecutivo. De las casi 290.000 hectáreas de 2014 hemos pasado a 263.000 en 2015 y a 250.000 en 2016, un tercio de toda la superficie nacional de girasol. Y en el caso de la Sevilla, pasamos de las 145.000 de 2014 a las 132.000 de 2015 y a las 128.000 de 2016. El cultivo está en retroceso, y cada año son más los agricultores que optan por otros cultivos alternativos como las proteaginosas (especialmente habas, guisantes y altramuces).

La producción final en Andalucía será inferior a la de la campaña pasada, no va a superar las 240.000 toneladas, mientras que en Sevilla se estima que alcanzará las 130.000 toneladas.

En opinión del técnico de ASAJA-Sevilla, la industria, que tiene capacidad de molturación muy superior a la oferta disponible, debería remunerar mejor la pipa de girasol, más aún cuando se trata de las primeras producciones que se recogen en España y en Europa, y nuestro país es deficitario.

Los precios actuales de la pipa son ridículos y según hemos constatado desde ASAJA-Sevilla, no se corresponden con la cotización que tienen sus transformados -harina y aceite de girasol- . Es probable que la escasa competencia, dado que son muy pocos los compradores, no les incentive a pagar más por la pipa, que actualmente están comprando en campo a 345 euros por tonelada para la variedad normal y en 375 euros la tonelada en el caso de la pipa de girasol alto oleico, lo que no cubre ni los costes de producción, que la Consejería andaluza de Agricultura fija en los 519 euros por hectárea.

Con estos precios al agricultor no le salen los números, para cubrir costes los rendimientos deberían superar los 1.300 kilos por hectárea.

A la espera de que las cotizaciones se recuperen a lo largo de la campaña, desde ASAJA-Sevilla recomendamos a los agricultores que entreguen la cosecha de girasol en su cooperativa y que no se la dejen a la industria a precio abierto, práctica expresamente prohibida por la Ley de la Cadena Alimentaria y perseguida por la Agencia para la Información y el Control de la Cadena Alimentaria (AICA).

Esta información se ha redactado con aportaciones de EFEAgro, Europa Press y ABC de Sevilla.

Descargar archivos adjuntos:

Autorizaciones excepcionales Prod. Fitosanitarios

Más Información:

caja rural2

Publicidad 180x180

Asegasa socios

ASAJA-Sevilla  Manteniendo el campo, mantenemos la vida.

Localización ASAJA-Sevilla

mapa localizacion Asaja Sevilla

Suscribase al boletín de noticias

Reciba las noticias de última hora!

  • Alertas de noticias de última hora
  • Alertas de próximas Jornadas
  • Alertas de cursos de formación

Contáctenos

Avda San Francisco Javier, 9
T: 954651711
F: 954644773

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido.
Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra política de privacidad.

Acepto las cookies de este sitio.